Perros terapeutas

No hace falta investigar para saber que tener una mascota te cambia la vida positivamente. Sin embargo, los animales no sólo sirven de compañía, sino que también ayudan a personas con distintos problemas a tener una vida más fácil a través de la terapia animal.

¿Sabías qué en 1792 ya se había hecho terapia con animales? Concretamente, fue en Inglaterra que se comenzó a utilizar a los animales para ayudar a personas con enfermedades mentales. Un siglo más tarde, en 1867 los animales de compañía comenzaron a formar parte de la terapia y tratamiento de personas con epilepsia en Alemania.

Algunos de los animales que son más utilizados para realizar terapia son los caballos, gatos, aves, delfines, conejos y perros. Un ejemplo de ello es Zucca, una labradora negra que se convirtió en la primera canina asistente dental del Hospital Dr. Sótero del Río. Esta perrita trabaja todos los miércoles y los pacientes pueden disfrutar de ella mientras son atendidos.

Zucca cumple una función muy importante, que es bajar los niveles de ansiedad de los pacientes, como niños con autismo o síndrome de down mientras se les brinda atención odontológica. Ellos tienen el privilegio de hacerle cariño a Zucca, lavarle los dientes o tomarla en brazos, y así la visita al dentista se convierte en un divertido panorama.

El animal más utilizado en las terapias asistidas con animales (TAA) son los perros, y las razas más comunes son los Labradores o Golden Retriever, pero eso no quiere decir que los perros mestizos no puedan ayudar en terapias. Para que los canes puedan ser parte de las TAA deben ser entrenados desde pequeños para que puedan formar un vínculo con el humano.

Algunas de las principales funciones de las terapias asistidas con animales es que son una gran ayuda psicológica, además de que fomentan el trabajo físico, sirven para impulsar actividades motrices, incitan el trabajo social, ayudan a combatir la soledad y la depresión, y bajan el estado de ansiedad.

Los perros no solo son animales de compañía, sino que pueden influir positivamente en tu salud mental y física. ¿Y a ti te ha ayudado tu perro a superar algún problema o enfermedad? Cuéntanos tu experiencia.



Síguenos en: