Mitos y verdades sobre la esterilización canina

En Chile la última estimación con respecto a la población total de perros vagabundos fue el año 2014. Según el programa de Tenencia Responsable de Animales de Compañía de la Subsecretaría de Desarrollo Regional, hasta ese entonces había cerca de un millón de perros en las calles.

En este sentido, el “Programa Regional Integral de Control y Prevención de la población canina, en la Región Metropolitana, de Santiago”, señaló que el problema radica principalmente en la tenencia irresponsable de mascotas, la inexistencia de una entidad a cargo del control canino y el deficiente cuidado de la salud canina.

Además, el problema de los perros callejeros se hace realmente insostenible si lo miramos a largo plazo, puesto que una hembra gestante, junto con su descendencia, podría llegar a generar un total de 67.000 perros, en un plazo de seis años (Bogel, 1990). Es por esto que la esterilización a temprana edad es fundamental para controlar el aumento de la población canina en las calles.



Sin embargo, aún existen muchos mitos sobre los efectos negativos que tiene la esterilización en los caninos, sobre todo en las hembras. Es por esto que es importante tener en cuenta de manera certera y responsable cuales son las implicancias a la hora de esterilizar a tu mascota.

Mito y realidad

Mito: Las hembras deben tener una camada antes de ser operada - Falso: mientras antes se esterilice a la perra más beneficioso y saludable será para ellas. Incluso, esto reduce la probabilidad de tener cáncer mamario, de ovarios, o de contraer infecciones.

Mito: Una perra adulta no puede quedar preñada - Falso: Las perras no tienen menopausia, por lo que pueden ovular hasta sus últimos días. Sin embargo, es probable que sus celos disminuyan su intensidad

Mito: Mi mascota va a subir de peso si la esterilizo - Verdad: La mayoría de las veces se debe a una baja en la tasa metabólica del animal, por lo que tienden a disminuir la energía. Para evitar este problema se debe reducir el consumo de comida excesiva y aumentar el ejercicio.

Mito: Si lo esterilizo le va a cambiar la personalidad - Falso: Los animales esterilizados siguen siendo cariñosos y guardianes con sus compañeros. Incluso, castrar a los machos puede ayudar a controlar un poco la agresividad por la disminución de testosterona.



Síguenos en: